Puente de Carlos


Vistas del Puente de Carlos - Praga

El Puente de Carlos cruza el río Moldava, uniendo la Ciudad Vieja (Stare Mesto) y la Ciudad Pequeña (Mala Strana) y creando una de las estampas más bellas de Praga. 

El puente mide más de 500 metros por 10 de ancho y los grupos escultóricos que lo adornan, junto a esas elegantes farolas que lo iluminan por la noche, lo rodean de un ambiente romántico y "mágico", muy especial.

Ocupa el mismo lugar que construcciones anteriores que sirvieron para unir desde antaño las dos ciudades, la vieja y la pequeña. Aún pueden verse fragmentos del puente románico de Judith, del siglo XI. En 1357, Carlos IV puso la primera piedra de lo que sería el actual puente, encargándose de levantarlo sobre sus 16 "ojos" el arquitecto Petr Parler.

El puente de Carlos ha sido escenario de importantes hechos históricos. Además, son numerosas las leyendas que lo rodean. Hoy en día, es peatonal y el trasiego de gente es constante. Muchos transeúntes se paran a contemplar con detalle alguna de las 30 estatuas o grupos escultóricos que adornan el recorrido sobre el Moldava y otros disfrutan del ambiente bohemio que dan al puente los distintos puestos de venta de artesanía y algunos pintores locales que intentan plasmar la belleza del puente.

La mayoría de las estatuas son copias de las auténticas del siglo XVIII y representan a distintos santos. Llaman la atención por ejemplo: el grupo escultórico del Calvario, la estatua de San Juan Nepomceno (mártir arrojado desde el puente), la de San Vito (protector de la ciudad) o el conocido "barbudo" (entre el puente y el Monasterio de los Caballeros de la Cruz), que se cree era un fluviómetro para medir el nivel del agua del río (según le llegase o no a la altura de la barba había un mayor o menor peligro de desbordamiento).

Horario, precio y ubicación del Puente de Carlos en Praga 

En cada extremo del puente verás las torres que dan acceso a las dos ciudades. La torre de la Ciudad Vieja, es gótica y resulta imponente con su espectacular arco ojival. La adornan esculturas de Carlos IV, Wenceslao IV y San Vito. Se puede visitar su interior y, tras subir 138 escalones, se llega a un mirador donde contemplar el puente en todo su esplendor. Permanece abierta de mayo a septiembre de 10:00 a 22:00, y, durante los meses de invierno, hasta las 18:00. Por su parte, la puerta de entrada al barrio pequeño está formada en realidad por dos torres unidas. La más pequeña es muy antigua (formaba parte del antiguo puente Judith) y la más alta está construida en estilo gótico. Ésta última puede visitarse para descubrir en su interior una curiosa exposición sobre el puente, su historia, sus avatares y sus enigmas. (visitas de abril a octubre de 10:00 a 18:00. Entrada 50 coronas, niños 40).

Foto: lapidim






0 comentarios:

 



| Praga | una guía de turismoteca.com | ©2014 | Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Contacto |

Más guías de turismoteca: Amsterdam | Gante | Paris turismo | Lisboa