La Ciudad Nueva


Plaza y estatuo de San Wenceslao

El barrio "nuevo" de Praga tiene su origen  en el siglo XIV y fue el resultado del deseo de Carlos IV de expandir la ciudad hacia el sur, contribuyendo, así, a su desarrollo y esplendor. 

Fue un verdadero proyecto urbanístico, ambicioso para la época, que se fue desplegando alrededor de lo que fueran los mercados de la ciudad. Entorno al antiguo mercado de caballos surgió el corazón del nuevo barrio, la Plaza de Wenceslao, y desde aquí, el trazado de las avenidas que le dan su forma. La importante calle Na Príkoe lo separa de la Ciudad Vieja y las calles Vodickova y Jindrisská conectan la importante Plaza con otros dos puntos estratégicos: la Plaza Carlos IV, donde merece la pena visitar la iglesia de San Ignacio y la Plaza Senovázné.

Recorrido por la Ciudad Nueva de Praga 

La Plaza de Wenceslao es el punto de partida perfecto para recorrer Nové Mesto. Presidida por el imponente edificio del Museo Nacional y bajo la mirada de la estatua ecuestre de San Wenceslado, ha sido testigo de importantes acontecimientos históricos de la ciudad y de la República Checa. La plaza y toda la Ciudad Nueva han experimentado importantes cambios en la arquitectura de sus edificios, por lo que el resultado es una mezcla de estilos que van desde el gótico hasta el art nouveau. De este último verás algunos llamativos ejemplos como el antiguo Hotel Europa o el Hotel Central.

La Ciudad Nueva es una de las zonas más animadas y comerciales de Praga: centros comerciales, tiendas, terrazas, cafés... una de las calles indispensables para las compras es Vaclavské Namesti. Pero, además, aquí se encuentran algunos monumentos y lugares de interés de visita indispensable como la Ópera Estatal, el Teatro Nacional o el Museo del Comunismo.

También, es interesante recorrer la parte del barrio que da a la orilla del Moldava y disfrutar con los elegantes edificios cuya fachada da al río. Este bonito paseo transcurre desde el Teatro Nacional hasta la Plaza Palacky y guarda sorpresas tan asombrosas como la Casa Danzante (calle Rasinovo nábrezi, 80), un edificio de diseño sorprendente con pilares curvos y ventanas onduladas que hacen que parezca que la construcción se mueve y está "bailando". Es obra de Frank Gehry y Vlado Milunic y, desde 1995, fecha en la que fue finalizada se ha convertido en todo un símbolo de Praga.

Al sur de Nové Meste se encuentra el coqueto barrio de Abertov y Karlov, una zona muy tranquila y agradable desde la que contemplar la cercana fortaleza Vysehrad.

Si quieres iniciar tu recorrido llegando a la céntrica Plaza Wenceslao puedes hacerlo en:

Metro: líneas A y  B, estaciones Mustek o Muzeum.

Tranvía: líneas 3, 9, 14 y 24  






0 comentarios:

 



| Praga | una guía de turismoteca.com | ©2014 | Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Contacto |

Más guías de turismoteca: Amsterdam | Gante | Paris turismo | Lisboa