Lo que debes saber antes de viajar a Praga


Vistas de Praga

Moneda: la moneda oficial de Praga es la Corona Checa (CZK), denominada en billetes d 20, 50, 100, 200, 500, 1000, 2000 y 5000 y en monedas de 50 hellers (una corona equivale a 100 hellers), 1, 2, 5, 10, 20 y 50 coronas. Se puede realizar el cambio de divisas en la misma ciudad, en bancos, hoteles o casas de cambio pero siempre debemos asegurarnos que sean oficiales.

Clima: frio en invierno con posibilidades de nieve y cálido en verano. La mejor época para viajar a Praga es durante las estaciones de primavera y otoño, con temperaturas más suaves y agradables, poca aglomeración de turistas y precios de alojamiento más bajos.

Diferencia horaria: no hay diferencia horaria respecto a España.

Vacunas: no es necesario vacunarse para viajar a la República Checa.

Visado: Los ciudadanos de estados miembros de la Unión Europea, como es el caso de España, no necesitan ningún tipo de visado para acceder al país. Los ciudadanos de estados no miembros de la U.E. SI necesitan visado que deben obtener en la embajada checa más cercana.

Idioma: el idioma oficial es el checo y aunque se habla ampliamente el inglés tanto en restaurantes como hoteles es recomendable llevarse una guía de frases hechas básicas en checo por si acaso.

Tarjetas visa: son aceptadas la gran mayoría: Visa, Mastercard, Eurocard...

Electricidad: 220v, 50 Hz

Horario comercial: normalmente en Praga el horario comercial es de 8 a 18 horas de lunes a viernes. Los sábados por la mañana suelen abrir la gran mayoría de tiendas y centros comerciales así como algunos domingos al año.

Qué ver en Praga: 10 visitas imprescindibles


Vistas del Castillo de Praga

Praga es una hermosa ciudad, elegante y encantadora, que reúne numerosos atractivos. Imponentes monumentos, barrios con identidad propia, lugares históricos, paisajes llenos de romanticismo. Es difícil elegir pero podemos sugerirte 10 actividades que no puedes dejar de hacer durante tu estancia en Praga. 

1. Visita al Castillo de Praga. Es mucho más que un castillo y sus dimensiones te asombrarán, ya que, se trata de la fortaleza medieval más grande del mundo. En el monumental conjunto tienes que ver la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real y el Convento de San Jorge entre otros edificios de interés. Pasea por los distintos patios de esta ciudad fortificada y descubre algunos de sus rincones más encantadores como el Callejón de Oro, con sus coquetas casas de colores.
              
2. La Plaza de la Ciudad Vieja, corazón de Staré  Mesto, en la plaza verás el antiguo ayuntamiento y en una de sus torres el famoso reloj astronómico de Praga. Muy cerca, la magnifica iglesia de nuestra señora de Tyn, con sus inconfundibles torres.

3. El Puente de Carlos. Una de las estampas más bellas y románticas de la ciudad. El puente, con sus 30 estatuas, une la Ciudad Vieja con el Barrio Pequeño y cruzarlo, al menos una vez, es "obligatorio".

4. Malá Strana. La Praga más bohemia y barroca se encuentra entre las calles sinuosas de este encantador barrio pequeño en cuya plaza central verás la monumental Iglesia de San Nicolás con su magnífica cúpula de 60 metros.

5. Barrio judío. Pasado y presente van de la mano en Josefov. Las seis sinagogas y el cementerio judío no te dejarán indiferente. Recorre también su zona más moderna, con magníficas avenidas donde destacan los edificios art nouveau.

6. Plaza de Wenceslao. Emblemático centro de la Ciudad Nueva. Un lugar cargado de Historia y, además, punto de partida de algunas de las calles más importantes y comerciales de Praga.

7. Mirador del Monte Petrín. Sin duda la panorámica más bella de Praga la disfrutarás desde este mirador enclavado en lo más alto de este monte que además es un inmenso parque y un agradable lugar de paseo que esconde más de una sorpresa.

8. Cervecerías y cafés. Disfrutar del ambiente de una de las tradicionales cervecerías de Praga (y probar su cerveza de excelente calidad) o, si lo prefieres, tomar un café saboreando alguna delicia de su repostería en uno de sus típicos cafés, son cosas que no debes perderte.

9. Teatro negro. Son muchas las actividades culturales que en Praga resulta aún más atractivas. Una función de teatro negro o una representación en la Ópera son dos propuestas más que apetecibles.

10. Crucero por el Moldava. El río recorre toda la ciudad, dándole un aire romántico muy especial. No renuncies a navegar por el Moldava admirando alguno de los más bellos monumentos de Praga desde otra perspectiva.

Cómo llegar al centro de Praga desde el aeropuerto


Cuando aterrices en Praga te encontrarás en el aeropuerto "Praha-Ruzyne", que está situado a 10 kilómetros al oeste de la ciudad. Desde allí tienes varias opciones para llegar al centro de Praga:

- Usar el servicio de autobuses situado a la salida del aeropuerto y tomar la línea 100, que te llevará a la estación de metro de Zlicin en unos 15 minutos y desde allí enlazar con la línea B del metro hasta el centro (Muslek) en un trayecto de otros 20 minutos.

- Usar el servicio de autobuses y tomar las líneas 119 o 254, que te llevarán a la estación de metro de Dejvicka (20 minutos) y luega enlazar con la línea A del metro hasta el centro (Muslek), en un trayecto de otros 7 minutos. El precio de estos billetes es de 26 coronas checas (menos de un euro) y el horario es de 4 a 23,30 horas.

- Usar el servicio de minibuses situado a la salida del vestíbulo de llegadas del aeropuerto de Praga, ofrecidos por la compañia Cedez, que operan directamente con el centro de la ciudad (calle V Celnici) en un trayecto de aproximadamente media hora. El horario es de 6 a 21 horas.

- Tomar un taxi a la salida de la terminal. Puede ser la única opción si tu vuelo llega a altas horas de la noche. El trayecto hasta el centro de Praga puede tardar unos 20 minutos y el precio medio de una carrera hasta allí se sitúa en torno a las 500 coronas checas, por lo que antes de subirte pregúntale al conductor y si te parece excesivo buscas otro que te ofrezca mejor precio.

- Alquilar un coche en cualquiera de las compañías situadas en la planta baja del aparcamiento C: Avis, Europcar, Hertz, Sixt... y seguir la ruta del mapa de abajo para llegar al centro de Praga.




Ver mapa más grande

Cómo moverse por Praga - Transporte público


Transporte público en Praga

Praga cuenta con un moderno y eficaz sistema de transporte público con el que podrás llegar a los monumentos y puntos de interés más destacados de la ciudad. El metro y el tranvía son los dos mejores medios para moverte con rapidez y comodidad por toda la zona centro. El metro es moderno y cuenta con tres líneas: la A (verde), la B (amarilla) y la C (roja), con paradas estratégicamente situadas en los lugares más visitados y concurridos.

El tranvía, siempre agradable y con un encanto particular, funciona muy bien y cuenta con una extensa red de paradas. Las líneas que recorren el centro (las más interesantes para visitantes) son las: 9, 17, 18 y 22. En cuanto a los autobuses, los hay que circulan por las calles más céntricas, pero, en general, suelen utilizarse para llegar a zonas periféricas (el tráfico de Praga no es sencillo).

El horario de tranvías y autobuses es similar. Funcionan diariamente de 04:30 a 00:15. El metro arranca a las 05:00 y termina sus trayectos a las 24:00.

Para recorrer Praga en cualquiera de estos transportes existe un único billete cuyo precio depende del tiempo de uso. Un billete  (para metro, tranvía o autobús) de 90 minutos de validez cuesta 32 coronas (niños de 10 a 15 años, la mitad) y uno para un periodo más corto, 30 minutos, 24 coronas (niños, 12).  Los menores de 10 años y las personas mayores de 70 viajan gratis en el transporte público. También existen abonos, especialmente pensados para aquellos que visitan Praga. Uno válido 24 horas (sin límite de viajes) cuesta 110 coronas (niños 55 coronas) y uno para tres días (72 horas desde su primer uso, 310 coronas). Puedes adquirir los billetes para el transporte público en las máquinas expendedoras de las principales estaciones de metro, en céntricos quioscos de prensa, en el aeropuerto, en el edificio del ayuntamiento nuevo o en los distintos centros de información de la empresa de transportes distribuidos por toda la ciudad.

Como transportes curiosos tienes también el funicular que asciende hasta la cercana colina de Petrin (mismas tarifas) y que funciona desde las 09:00 hasta las 23:30 todos los días. Parte desde la calle Ujezd, donde tienes parada del tranvía. Otra buena idea es coger, al menos una vez, alguno de los transbordadores que unen distintos puntos de la ciudad navegando por el Moldava. Verás las "paradas" a lo largo del río (cuestan lo mismo que un tranvía o autobús).

Si necesitas coger un taxi es recomendable que lo hagas en una parada Fair Place (están identificadas con una mano naranja con el pulgar hacia arriba). También puedes solicitarlo en el hotel a través de algún servicio de radio taxi. La bajada de bandera ronda las 50 coronas.

Si te mueves con tu propio coche, recuerda que el tráfico en Praga no es fácil de llevar. Una buena idea es aparcar el vehículo en alguno de los aparcamientos P + R (junto a algunas de las principales estaciones de metro). Son parkings vigilados y permanecen abiertos mientras funciona la red de metro. Toda una jornada puede costarte unas 20 coronas.

El teléfono para informarte sobre cualquier tema relacionado con el transporte público de Praga es el: 296 191 817 (atención diaria desde las 07:00 a las 21:00).
Foto: mekiaries

Praga en tres días


Crucero por Praga

Tres días en Praga te permitirán disfrutar más tranquilamente de la ciudad y de algunos de sus bellos e interesantes rincones. Te resumimos el recorrido para dos días (puedes consultarlo) y te damos una interesante propuesta para aprovechar al máximo un tercer día. 

Día 1:

* Ciudad Vieja. Visitando la Plaza Vieja con sus importantes monumentos: la iglesia de Tyn, el ayuntamiento y la torre donde se encuentra el reloj astronómico. Puente de Carlos y acceso a la Ciudad Pequeña, recorriendo las típicas calles de Malá Strana, sin olvidar la espectacular iglesia de San Nicolás.
Tarde para descubrir los tesoros del Barrio del Castillo y la impresionante fortaleza medieval, el recinto amurallado donde se encuentra la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real y el Convento de San Jorge.

Día 2:

* Inicia el recorrido por Josefov; el Barrio Judío. El cementerio y las seis sinagogas que dan forma al Museo no te dejarán indiferente.
Por la tarde acércate a la Praga más actual con un completo recorrido por la Ciudad Nueva cuyo centro neurálgico es la Plaza Wenceslao. Aprovecha para realizar tus compras en las calles aledañas, las más comerciales.

Día 3:

* Te proponemos iniciar la jornada con un minicruceropor el río Moldava. La experiencia de ver la belleza de Praga desde el río, merece la pena y sólo te llevará un par de horas. Después de la agradable experiencia, aprovecha para visitar algunos de los monumentos indispensables que pueden haber quedado fuera de un primer recorrido básico. Detente en la Ciudad Vieja para conocer el magnífico complejo del Clementinum y regresa a Malá Strana para tener oportunidad de entrar a descubrir el Monasterio de Strahov y su maravillosa biblioteca barroca. Si asciendes hasta el Barrio del Castillo, también podemos aconsejarte una visita al Loreto, un magnífico complejo donde el arte y la fe van unidos. Podrás ver una réplica de la casa donde la Virgen María recibió el anuncio del futuro nacimiento de Cristo.

* Dedica el resto de la tarde a contemplar la hermosa Praga desde el Mirador de Petrín en el monte del mismo nombre, una estampa inolvidable. Podrás hacerlo desde la torre mirador construida con motivo de la Exposición Universal de 1891, para muchos una réplica de la Torre Eiffel en París. Una buena idea es subir en el funicular que parte de la calle Ujezd en Malá Strana.

 



| Praga | una guía de turismoteca.com | ©2014 | Todos los derechos reservados | Política de privacidad | Contacto |

Más guías de turismoteca: Amsterdam | Gante | Paris turismo | Lisboa